LA CULPA

La culpa es una “emoción”, un sentimiento que surge en respuesta a una “sanción” o juicio interno.

Genera tristeza, frustración, baja autoestima, desenergetización o ansiedad/angustia

Lo interesante es que puedas observar cuándo y cómo te sucede a ti. Si miras hacia dentro verás que está desencadenada por algún pensamiento del tipo (“no deberías haber hecho, dicho o sentido esto”) y a veces también te obliga a reaccionar de otra manera en forma de exigencia( “no volverás a hacerlo más” o “tienes que arreglarlo ya”)

Hay valores o creencias internos, que fueron aprendidos y “tragados” por nuestro sistema psíquico y en ocasiones nos prohíben hacer, decir, pensar o sentir algo porque es contrario a los mismos.

Por ejemplo, si te animas a darle tu tlf a alguien que te gusta, tomas esa iniciativa y de repente aparece culpa, puedes revisar qué creencia estás “saltándote” (tal vez hay un juicio interno de “esto las mujeres no lo hacen, está mal” que genera sentimientos de culpal). Sería sano entonces revisar estas creencias para ver si sigues identificada/o con ellas o a día de hoy te restan libertad.

SOSTENER la culpa

Si te das cuenta, algunas de tus acciones están guiadas por no poder “sostener” o “sentir culpa. Por ejemplo, lo que haces por “compromiso” (complacer de forma forzada, dar la razón cuando piensas lo contrario, asistir a algún acto que no deseas…) tienen de fondo el mecanismo de autosanción (si no lo hago me castigaré y por tanto me sentiré culpable”). A veces se pide “perdón” automáticamente, sin haber podido sentir o escuchar las consecuencias de nuestros actos y ésta es una manera de no sentir culpa.

AGRESIVIDAD hacia dentro

La culpa es una mezcla emocional, es una emoción híbrida compuesta por agresividad, ansiedad y tristeza. Sólo que en el caso de la culpa, la agresividad va dirigida hacia dentro y se manifiesta en pensamientos acusadores o desvalorizadores potentes acompañados de sensaciones corporales desagradables. Puede llevar a la autoagresión física también como intento de calmar o terminar con la culpa.

De la culpa a la RESPONSABILIDAD

Forma parte de tu crecimiento adulto el saber que todas tus acciones tienen consecuencias más o menos positivas o desagradables, en ti y en el otro. Tener esta conciencia te posibilita darte más libertad en tu forma de vivir al no estar tan condicionado/a por tus creencias o reacciones de los otros/as pudiendo ser más auténtico, más genuino.

En esta revisión de tu funcionamiento podrás darte más espacio a ser, hacer, sentir, decir y actuar como necesites en el presente aumentando todo tu potencial y alejando de tí los sentimientos de culpa

No pudiste hacer otra cosa en el pasado porque no la hiciste.

Todo lo que hiciste en el pasado es perfecto por el nivel de conciencia que tenías en ese momento.

Si ahora lo puedes ver diferente, celebra tu toma de conciencia, pero no le des el gusto al ego de controlarte con su arma más poderosa: LA CULPA”