LA CULPA

LA CULPA

LA CULPA

La culpa es una “emoción”, un sentimiento que surge en respuesta a una “sanción” o juicio interno.

Genera tristeza, frustración, baja autoestima, desenergetización o ansiedad/angustia

Lo interesante es que puedas observar cuándo y cómo te sucede a ti. Si miras hacia dentro verás que está desencadenada por algún pensamiento del tipo (“no deberías haber hecho, dicho o sentido esto”) y a veces también te obliga a reaccionar de otra manera en forma de exigencia( “no volverás a hacerlo más” o “tienes que arreglarlo ya”)

Hay valores o creencias internos, que fueron aprendidos y “tragados” por nuestro sistema psíquico y en ocasiones nos prohíben hacer, decir, pensar o sentir algo porque es contrario a los mismos.

Por ejemplo, si te animas a darle tu tlf a alguien que te gusta, tomas esa iniciativa y de repente aparece culpa, puedes revisar qué creencia estás “saltándote” (tal vez hay un juicio interno de “esto las mujeres no lo hacen, está mal” que genera sentimientos de culpal). Sería sano entonces revisar estas creencias para ver si sigues identificada/o con ellas o a día de hoy te restan libertad.

SOSTENER la culpa

Si te das cuenta, algunas de tus acciones están guiadas por no poder “sostener” o “sentir culpa. Por ejemplo, lo que haces por “compromiso” (complacer de forma forzada, dar la razón cuando piensas lo contrario, asistir a algún acto que no deseas…) tienen de fondo el mecanismo de autosanción (si no lo hago me castigaré y por tanto me sentiré culpable”). A veces se pide “perdón” automáticamente, sin haber podido sentir o escuchar las consecuencias de nuestros actos y ésta es una manera de no sentir culpa.

AGRESIVIDAD hacia dentro

La culpa es una mezcla emocional, es una emoción híbrida compuesta por agresividad, ansiedad y tristeza. Sólo que en el caso de la culpa, la agresividad va dirigida hacia dentro y se manifiesta en pensamientos acusadores o desvalorizadores potentes acompañados de sensaciones corporales desagradables. Puede llevar a la autoagresión física también como intento de calmar o terminar con la culpa.

De la culpa a la RESPONSABILIDAD

Forma parte de tu crecimiento adulto el saber que todas tus acciones tienen consecuencias más o menos positivas o desagradables, en ti y en el otro. Tener esta conciencia te posibilita darte más libertad en tu forma de vivir al no estar tan condicionado/a por tus creencias o reacciones de los otros/as pudiendo ser más auténtico, más genuino.

En esta revisión de tu funcionamiento podrás darte más espacio a ser, hacer, sentir, decir y actuar como necesites en el presente aumentando todo tu potencial y alejando de tí los sentimientos de culpa

No pudiste hacer otra cosa en el pasado porque no la hiciste.

Todo lo que hiciste en el pasado es perfecto por el nivel de conciencia que tenías en ese momento.

Si ahora lo puedes ver diferente, celebra tu toma de conciencia, pero no le des el gusto al ego de controlarte con su arma más poderosa: LA CULPA”

“YOSI”: MUÑECOS ASISTENTES EN TERAPIA

“YOSI”: MUÑECOS ASISTENTES EN TERAPIA

“YOSI” Y EL EMPLEO DE MUÑECOS ASISTENTES EN TERAPIA”

        Si hay un colaborador que está con nosotras desde el principio, que siempre tiene una sonrisa y sabe escuchar sin juzgar ése es nuestro osito “Yosi”.

Desde que comenzamos en BaDaBé sabíamos que era necesario contar con un muñeco asistente. Nos topamos con este osito mediano y suave y nos gustó su tacto, su expresión, su tamaño y su mirada. Pensábamos que sería un compañero ideal para el trabajo terapéutico con niños y según avanza el tiempo nos damos más cuenta de que ha sido un coterapeuta no sólo para ellos, sino también para personas adultas cuando necesitaron abrazar, golpear, reírse de sí mismos o conectar con su ternura; para parejas que perdieron su mirada amorosa y compasiva, incluso para nosotras llegar a BaDaBé y encontrarnos con su presencia silenciosa y blandita.

Preguntamos a los niños con los que trabajábamos qué nombre querían poner al osito, y hubo propuestas muy variadas. De todas ellas, sin embargo, elegimos una… Javi (8 años) vino a terapia porque tenía problemas en el colegio. No quería ir a clase, volvía a casa muy callado, desmotivado; se fue aislando poco a poco y su rendimiento académico empeoraba por momentos. Cuando llegó le costó bastante abrirse y contarnos su historia. Sin embargo, lo primero que hacía era saludar al osito, lo ponía sobre sus rodillas, le hacía dibujos, le cantaba canciones… Y fue precisamente Javier quien nos regaló un nombre para el osito: “YO SI”, para él las cosas empezaron a cambiar cuando empezó a darse cuenta de que SÍ valía, de que su voz SÍ importaba, de que sus necesidades SÍ contaban. Y así nos lo dijo, quería que otros niños pudieran recordarse a sí mismos que “YO SÍ” valgo, puedo, merezco, necesito… Y ¡qué gran regalo nos hizo a todos! Así que Yosi representa ese recordatorio, el de poder empezar a amarse a sí mismos, también cuando hacemos “mal” las cosas, o cuando sentimos que nadie nos quiere…

El uso de muñecos asistentes es una herramienta importantísima para la terapia, fundamentalmente con niños. Se convierte en un foco/lugar de proyecciones, además de facilitar la comunicación simbólica y los juegos de role-playing o sillas vacías (propios en la terapia Gestalt). Tal como explica Loretta Cornejo, el muñeco está “al servicio” de los pacientes: Si necesitan pellizcarle, golpearle o pegarle podrán hacerlo, al igual que pueden inventar historias (proyectadas) sobre él o apoyarse en su ternura y suavidad para aprender a cuidar y cuidarse (ver “Manual de terapia infantil Gestáltica” Colección Serendipity).

 

Olga Prieto Blanco

Directora Centro BaDaBé