TÉCNICAS TERAPÉUTICAS: LA SILLA VACÍA

TÉCNICAS TERAPÉUTICAS: LA SILLA VACÍA

Y buscando/me encontré a/con la TERAPIA GESTALT.  Este enfoque de la psicología humanista representa mi manera de trabajar y comprender la terapia. Creado por Fritz y Laura Perls aporta principios y técnicas para acompañar y facilitar al paciente en sus dificultades ampliando la conciencia de sí mismo y su desarrollo como persona integrada.

Desde esta mirada, el terapeuta es su propia herramienta, por lo que trabaja consigo mismo ampliando su conciencia para poder acompañar a otros en sus procesos de búsqueda y sanación.

Una de las técnicas terapéuticas que aplicamos en sesión es la SILLA VACÍA:

Se reproduce un encuentro con una situación, persona, o “parte interna” con el fin de dialogar con ella y establecer un contacto, pudiendo así resolver asuntos pendientes y conflictos internos que generan sufrimiento y repetición.

El nombre de la técnica de la Silla Vacía proviene de la utilización de una silla real, en la cual el paciente “sentará” imaginariamente a la persona, situación o faceta que le provoca el bloqueo emocional para posteriormente establecer un diálogo. El paciente elaborará a través de su propia experiencia en un espacio seguro y contenido por el terapeuta.

Diálogos frecuentes son entre “personajes psíquicos internos”, que podemos identificar como “cosas que nos decimos a nosotros mismos en distintas situaciones” y que conforman el guión de patrones aprendidos de conducta, emoción y acción. Por ejemplo, el llamado por Fritz Perls “perro de arriba”: Una especie de “juez interno” que critica y sentencia las cosas que hacemos (“no deberías haber dicho eso, ahora ya nunca más te van a querer…” “no puedes decir lo que sientes o se reirán de ti…” “lo que has hecho no tiene perdón…”). A veces, esta parte se encuentra con otra más sumisa, obediente (Fritz Perls la llamó “perro de abajo”) que se queda callado, bloqueado (” es verdad nunca más volveré a hablar, total para las tonterías que digo…”.). A partir del diálogo entre estas partes se puede experimentar totalmente cada una, ampliando la comprensión de si mismo y el encuentro de un punto intermedio que calma, alivia e integra (no hay voz interna o es de aprobación).

Además el poder elaborar conflictos con personas con las que no nos fue posible expresarnos, reparar asuntos pendientes con personas que ya no están, contactar y sanar las heridas de nuestro “niño interior”… son otras de las opciones de trabajo terapéutico que se pueden llevar a cabo con la SILLA VACÍA.

Si quieres conocer más… “El enfoque gestaltico: Testimonios de terapia” Fritz Perls

 

 

TÉCNICAS TERAPÉUTICAS: CAJA DE ARENA

TÉCNICAS TERAPÉUTICAS: CAJA DE ARENA

LA CAJA DE ARENA

Publicaremos en el blog algunas de las técnicas terapéuticas con las que puede trabajarse en sesión individual y que están al servicio del desarrollo del paciente y de su proceso personal en terapia.

Hoy empezamos con una de las técnicas aplicables al trabajo con  adultos y niños/as. La CAJA DE ARENA: A través de la colocación de diversas figuras sobre la arena, se manifiestan contenidos inconscientes del paciente lo que facilita ampliar la conciencia y reparación de  situaciones traumáticas, conflictos,  bloqueos emocionales, asuntos no expresados…

Es una técnica proyectiva vivencial que facilita la exploración de estados internos y la expresión y comprensión de los estados emocionales.

La escena que se construye de forma espontánea tras la colocación de figuras sobre la arena dentro de una caja azul (personas, animales, paisajes, vehículos, elementos de la naturaleza o más simbólicos como un puente, una escalera, un pozo…)  es una fotografía tridimensional de la psique. Un niño/a por ejemplo puede expresar el conflicto de pareja de los padres mediante la representación de una batalla entre personajes… La soledad de un adulto puede manifestarse por la colocación de pocos personales aislados sobre la arena, los duelos no expresados con figuras enterradas… Cada elemento va construyendo parte de su historia personal presente e inconsciente, conflictos internos, síntomas psicológicos o expresión de estados vitales

Se pretende acceder al mundo intrapsíquico del paciente  y la comprensión de su contenido. Permite expresar a través de un vehículo diferente de lo verbalenriquecer las narrativas a través de la emergencia de metáforas terapéuticas e integrar partes disociadas.

Así, esta técnica puede funcionar como un medio de expresión seguro de conflictos, miedos, fortalezas, etc

Se puede aplicar en trastornos del apego (o vínculo), impulsividad/ agresividad, procesos de duelo, trastornos psicosomáticos y de la conducta, hiperactividad, autismo, acoso escolar, historias de abusos, dificultades verbales, lingüísticas, problemas de autoestima y relacionales.

Hay aspectos formales y de contenido que indican al psicoterapeuta información sobre las dificultades y potencialidades del paciente, su estado emocional… además de que la propia creación de la escena tiene en sí mismo la facultad de desbloquear, integrar, expresar, reparar…

Y además de todo ello, lo que he disfrutado y conectado con mi “niña” interna preparando todos los elementos, seleccionando y probando la arena, rescatando juguetes antiguos, prestados o encontrados “al azar”…

¡Os invitamos a visitarnos para conocer más sobre nuestro trabajo y expresarnos tu necesidad o búsqueda personal!

 

LA CULPA

LA CULPA

LA CULPA

La culpa es una “emoción”, un sentimiento que surge en respuesta a una “sanción” o juicio interno.

Genera tristeza, frustración, baja autoestima, desenergetización o ansiedad/angustia

Lo interesante es que puedas observar cuándo y cómo te sucede a ti. Si miras hacia dentro verás que está desencadenada por algún pensamiento del tipo (“no deberías haber hecho, dicho o sentido esto”) y a veces también te obliga a reaccionar de otra manera en forma de exigencia( “no volverás a hacerlo más” o “tienes que arreglarlo ya”)

Hay valores o creencias internos, que fueron aprendidos y “tragados” por nuestro sistema psíquico y en ocasiones nos prohíben hacer, decir, pensar o sentir algo porque es contrario a los mismos.

Por ejemplo, si te animas a darle tu tlf a alguien que te gusta, tomas esa iniciativa y de repente aparece culpa, puedes revisar qué creencia estás “saltándote” (tal vez hay un juicio interno de “esto las mujeres no lo hacen, está mal” que genera sentimientos de culpal). Sería sano entonces revisar estas creencias para ver si sigues identificada/o con ellas o a día de hoy te restan libertad.

SOSTENER la culpa

Si te das cuenta, algunas de tus acciones están guiadas por no poder “sostener” o “sentir culpa. Por ejemplo, lo que haces por “compromiso” (complacer de forma forzada, dar la razón cuando piensas lo contrario, asistir a algún acto que no deseas…) tienen de fondo el mecanismo de autosanción (si no lo hago me castigaré y por tanto me sentiré culpable”). A veces se pide “perdón” automáticamente, sin haber podido sentir o escuchar las consecuencias de nuestros actos y ésta es una manera de no sentir culpa.

AGRESIVIDAD hacia dentro

La culpa es una mezcla emocional, es una emoción híbrida compuesta por agresividad, ansiedad y tristeza. Sólo que en el caso de la culpa, la agresividad va dirigida hacia dentro y se manifiesta en pensamientos acusadores o desvalorizadores potentes acompañados de sensaciones corporales desagradables. Puede llevar a la autoagresión física también como intento de calmar o terminar con la culpa.

De la culpa a la RESPONSABILIDAD

Forma parte de tu crecimiento adulto el saber que todas tus acciones tienen consecuencias más o menos positivas o desagradables, en ti y en el otro. Tener esta conciencia te posibilita darte más libertad en tu forma de vivir al no estar tan condicionado/a por tus creencias o reacciones de los otros/as pudiendo ser más auténtico, más genuino.

En esta revisión de tu funcionamiento podrás darte más espacio a ser, hacer, sentir, decir y actuar como necesites en el presente aumentando todo tu potencial y alejando de tí los sentimientos de culpa

No pudiste hacer otra cosa en el pasado porque no la hiciste.

Todo lo que hiciste en el pasado es perfecto por el nivel de conciencia que tenías en ese momento.

Si ahora lo puedes ver diferente, celebra tu toma de conciencia, pero no le des el gusto al ego de controlarte con su arma más poderosa: LA CULPA”

CHARLA PRÁCTICA DE CONSTELACIONES FAMILIARES EN LA BIBLIOTECA PÚBLICA DE BENALMÁDENA

CHARLA PRÁCTICA DE CONSTELACIONES FAMILIARES EN LA BIBLIOTECA PÚBLICA DE BENALMÁDENA

CHARLA PRÁCTICA: CONSTELACIONES FAMILIARES

El 28 de septiembre de 2018 mi colaborador Pedro Ruiz y yo hemos facilitado una charla práctica sobre CONSTELACIONES FAMILIARES en la Biblioteca Pública de Benalmádena dentro de su sección “Aprende a leerte”.

http://www.benalmadena.es/bibliotecas/noticias/N643/CONSTELACIONES-FAMILIARES-TALLER.html

Una experiencia muy enriquecedora el poder transmitir nuestra visión y experiencias con esta herramienta terapéutica a personas que en general no conocían este trabajo. Las Constelaciones Familiares son un método aplicable tanto al trabajo con síntomas o situaciones /patrones que se repiten de forma inconsciente y que tienen su raíz en aprendizajes transmitidos y tomados del sistema familiar.

Hemos practicado con alguna de sus técnicas que aplicamos en terapia individual (el genograma y trabajo con muñecos como elementos representantes) y grupal.

El próximo 9 DE NOVIEMBRE de 18:00 a 20:00 facilitaremos de nuevo esta charla práctica para las personas que estén interesadas en aprender y conocer este método terapéutico (la charla es gratuita y se imparte en las instalaciones de nuestro centro en Benalmádena, reserva tu plaza en info@centrobadabe.com)

Muchas gracias a tod@s los participantes, por vuestro interés, entrega y curiosidad!

Estamos a vuestra disposición en el centro para consultas o trabajos individuales o mensualmente en nuestros talleres de CONSTELACIONES FAMILIARES (el próximo 17 de noviembre)

“YOSI”: MUÑECOS ASISTENTES EN TERAPIA

“YOSI”: MUÑECOS ASISTENTES EN TERAPIA

“YOSI” Y EL EMPLEO DE MUÑECOS ASISTENTES EN TERAPIA”

        Si hay un colaborador que está con nosotras desde el principio, que siempre tiene una sonrisa y sabe escuchar sin juzgar ése es nuestro osito “Yosi”.

Desde que comenzamos en BaDaBé sabíamos que era necesario contar con un muñeco asistente. Nos topamos con este osito mediano y suave y nos gustó su tacto, su expresión, su tamaño y su mirada. Pensábamos que sería un compañero ideal para el trabajo terapéutico con niños y según avanza el tiempo nos damos más cuenta de que ha sido un coterapeuta no sólo para ellos, sino también para personas adultas cuando necesitaron abrazar, golpear, reírse de sí mismos o conectar con su ternura; para parejas que perdieron su mirada amorosa y compasiva, incluso para nosotras llegar a BaDaBé y encontrarnos con su presencia silenciosa y blandita.

Preguntamos a los niños con los que trabajábamos qué nombre querían poner al osito, y hubo propuestas muy variadas. De todas ellas, sin embargo, elegimos una… Javi (8 años) vino a terapia porque tenía problemas en el colegio. No quería ir a clase, volvía a casa muy callado, desmotivado; se fue aislando poco a poco y su rendimiento académico empeoraba por momentos. Cuando llegó le costó bastante abrirse y contarnos su historia. Sin embargo, lo primero que hacía era saludar al osito, lo ponía sobre sus rodillas, le hacía dibujos, le cantaba canciones… Y fue precisamente Javier quien nos regaló un nombre para el osito: “YO SI”, para él las cosas empezaron a cambiar cuando empezó a darse cuenta de que SÍ valía, de que su voz SÍ importaba, de que sus necesidades SÍ contaban. Y así nos lo dijo, quería que otros niños pudieran recordarse a sí mismos que “YO SÍ” valgo, puedo, merezco, necesito… Y ¡qué gran regalo nos hizo a todos! Así que Yosi representa ese recordatorio, el de poder empezar a amarse a sí mismos, también cuando hacemos “mal” las cosas, o cuando sentimos que nadie nos quiere…

El uso de muñecos asistentes es una herramienta importantísima para la terapia, fundamentalmente con niños. Se convierte en un foco/lugar de proyecciones, además de facilitar la comunicación simbólica y los juegos de role-playing o sillas vacías (propios en la terapia Gestalt). Tal como explica Loretta Cornejo, el muñeco está “al servicio” de los pacientes: Si necesitan pellizcarle, golpearle o pegarle podrán hacerlo, al igual que pueden inventar historias (proyectadas) sobre él o apoyarse en su ternura y suavidad para aprender a cuidar y cuidarse (ver “Manual de terapia infantil Gestáltica” Colección Serendipity).

 

Olga Prieto Blanco

Directora Centro BaDaBé